Limpieza y mantenimiento de las tarimas flotantes en el día a día

Limpieza y mantenimiento de las tarimas flotantes en el día a día

“¿Cómo realizo la limpieza y mantenimiento de las tarimas flotantes en el día a día?”

Al igual que los anteriores, los consejos de hoy son fáciles y efectivos. Dado que la tarima flotante es un material que no necesita grandes cuidados, sí que hay que tomar algunas precauciones en su limpieza y mantenimiento, así como seguir unas sencillas pautas para no dañarla y conservarla como si la estrenásemos.

– Veamos pues cómo debe ser su limpieza y mantenimiento, tanto si nuestras tarimas flotantes son sintéticas como si son tarimas de madera:

  • Normalmente suele bastar con pasar a diario un cepillo, mopa o aspiradora. Además, cada cierto tiempo, cuando notemos que es necesario (cada 5 / 7 días), fregaremos la tarima con una fregona bien escurrida y jabón neutro, para que el agua no se cuele a través de las uniones o juntas de la tarima y pueda ocasionar la deformación y levantamiento de algunas de dichas juntas.
  • Evitaremos utilizar vinagres, ceras o productos abrasivos como la lejía.

– Aparte, vamos a conseguir que nuestras tarimas flotantes, ya sean sintéticas o de madera, se conserven mejor si:

  • Ponemos un felpudo de calidad a la entrada de nuestra vivienda, que nos ayude mantener a raya esos restos de suciedad que puedan venir adheridos a nuestros zapatos y que de alguna manera puedan dañar la tarima.
  • Colocamos un fieltro en las bases de todos aquellos elementos susceptibles de moverse en una casa, como son las sillas, sofás, muebles, etc. De este modo protegeremos nuestro suelo de arañazos y marcas.
  • Hacemos uso de cortinas o estores en aquellas ventanas en las que los rayos del sol incidan directamente sobre tarima, para que su acción no sea así tan perjudicial.
  • En épocas de Terral o de mucho calor acortarmos ese plazo de limpieza comentado anteriormente, y realizamos dicha limpieza cada 3 o 4 días.

Por otro lado, tened en cuenta que en periodos vacacionales en los que vayamos a ausentarnos de nuestra vivienda, y por lo tanto esta vaya a encontrarse cerrada, es recomendable dejar varios recipientes con agua repartidos por la casa para que la madera pueda hidratarse. Lo ideal es que estos recipientes sean de plástico, y que nos aseguremos de que no tienen fugas, para evitar dañar la tarima.

Comentaros también que en las tarimas de madera se realizaría una restauración (lijado y barnizado) aproximadamente cada 10 años, aunque el tiempo exacto para ello nos vendrá dado en función del trato y el uso de nuestra tarima, por lo que lo ideal es que consultes a un especialista.

 

Si deseáis aprender más sobre el mundo de la tarima y el parquet: su mantenimiento, la decoración, el hogar, etc, seguidnos en nuestro Canal de YouTube y prestad atención a nuestros AstorgaConsejos, novedades y tendencias del mercado en el hogar, suelos y pavimentos.

También podéis hacernos llegar vuestras dudas y preguntas a través de nuestras redes sociales, o en el correo astorga@parquetastorga.com.

Pin It on Pinterest