Colchón perfecto: trucos de limpieza y mantenimiento

En su uso cotidiano, en un colchón cualquiera se acumulan infinidad de bacterias, polvo y ácaros, por no hablar de manchas de sudor y orina, en el caso de tener hijos pequeños.

Un colchón limpio es sinónimo de mejor descanso durante las horas de sueño, además de proteger nuestra salud.

 

Pero, ¿cómo disfrutar de un colchón perfecto?

 

Toma nota de estos trucos de limpieza y mantenimiento que tenemos hoy para ti en Parquet Astorga, líderes del parquet Málaga:

 

Limpiar manchas

Si estas son de orina, sudor, o vómito, la mejor opción es utilizar una mezcla de limón y agua. Frota la superficie en profundidad con ayuda de un paño sobre la mancha hasta que desaparezca.

Además de bastante efectivo, el cítrico eliminará los olores desagradables de tu colchón, dejando un aroma fresco en este.

Para otro tipo de manchas, el bicarbonato es un remedio muy eficaz.

Para aplicarlo, realiza una pasta con bicarbonato de sodio y agua tibia hasta formar una pasta seca. Aplícala sobre la mancha, espera que se seque y retira con un paño humedecido en agua. Espera que se seque antes de colocar la ropa de cama.

El bicarbonato no solo eliminará la mancha, sino que absorberá los malos olores y dejará un agradable olor en tu colchón.

¿Manchas de sangre? El agua oxigenada es la mejor solución.

Si estas son frescas, frótalas con agua fría con ayuda de un paño para que la sangre no penetre en el colchón.

En caso de estar ya seca, usa un algodón empapado en agua oxigenada sobre la mancha. En pocos minutos la mancha se diluirá y desaparecerá por completo.

El vinagre blanco también es efectivo contra las manchas de orina y sudor.

Es recomendable que utilices un pañuelo con vinagre sobre la zona afectada, frotando hasta que se diluya por completo. El posible olor a vinagre se irá en unos días.

 

Mantenimiento

Es esencial cambiar las sábanas todas las semanas, así como ventilar la habitación al menos 5 minutos antes de hacer la cama (mejor de 7h a 10 h de la mañana), sacudir bien almohadas y sábanas, contar con un buen protector de colchón y establecer una rutina de limpieza a fondo del colchón dos veces al año mínimo.

De esta manera, tendrás un colchón libre de ácaros, bacterias y restos orgánicos como piel o sudor acumulados.
Por cierto, ¿sabías que la madera puede ser tu mejor aliado para combatir la alergia que provocan los ácaros del polvo?

 

¡Dulces sueños!