Cómo iluminar correctamente la cocina

La cocina es una de las estancias con más actividad de todo el hogar: en ella se prepara la comida, se comparten momentos, se come, y en muchas ocasiones los niños hacen los deberes, montamos una improvisada oficina, …

Por esto, es importante crear un ambiente agradable y práctico en ese espacio, contar con una iluminación acogedora y funcional que llegue a todos sus rincones para satisfacer todas las necesidades.

Pero, ¿cómo iluminar correctamente la cocina, con una buena planificación de los puntos de luz?

Veámoslo en estos 7 pasos. ¡Que se haga la luz!

1- Planifica

Antes de nada, trata de identificar las actividades que llevarás a cabo en tu cocina, con el claro objetivo de controlar el gasto energético y evitar una luz excesiva.

 

2- Analiza la luz natural de la cocina y poténciala

¿Dispones de entradas de luz natural?

La iluminación ideal de una cocina es el resultado de combinar la luz natural con la artificial.

Por eso, si tu cocina cuenta con luz natural aprovéchala, planificando una distribución que no dificulte ni tape su circulación.

Si la cocina está en el interior, opta por cerramientos acristalados –permitirán aprovechar la luz de otras habitaciones– o instala aperturas de luz cenital –lucernarios o tubos de luz.

 

3- Diseña una iluminación general uniforme, homogénea y de bajo consumo

Los focos empotrables tipo downlight son una opción ideal; elígelos con una abertura focal amplia, que no concentre la luz en un punto.

Para una correcta distribución, coloca los puntos de luz del techo a una distancia mínima de unos 70 cm entre ellos, alineados con el borde de la encimera y no solo en el centro de la estancia, evitando así hacernos sombra a nosotros mismos al trabajar.

 

4- Superficie de trabajo

Para iluminar la encimera, lo ideal es situar luz debajo de los muebles superiores, junto con uno de nuestros módulos de integración, que también cuentan con luz LED y se integran de manera armoniosa entre los armarios superiores de cualquier cocina.

De esta manera, contaremos con una buena iluminación puntual.

¿Qué recomiendo los expertos? Lámparas LED con un alto valor CRI (Colour Rendering Index), que permita percibir mejor el color de los alimentos.

 

5- Ilumina la despensa y los armarios con tiras LED

Opta por tiras LED –adhesivas–, que se encienden automáticamente al abrir la puerta o el cajón gracias a un sensor de movimiento.

Son una opción práctica, discreta y muy eficiente.

Los leds no desprenden calor, y nos ayudan a encontrar rápidamente lo que buscamos.

 

6- Elige lámparas suspendidas en la mesa de comer

Son ideales las lámparas suspendidas con pantallas resistentes y lavables, como las de acero, aluminio o vidrio.

Sitúalas a unos 80 cm del sobre de la mesa de manera que la iluminen por completo sin deslumbrar ni molestar a los comensales.

 

7- No te olvides de la luz indirecta

Utiliza fuentes de luz difusa a modo de apliques abiertos por la parte superior, o focos orientables que puedas rebotar contra la pared.

Una alternativa es colocar tiras LED en el perímetro del falso techo, en una moldura ornamental o en los zócalos de los armarios bajos, realzando, de paso, las vitrinas.

 

 

Como ves, la iluminación juega un papel decisivo en nuestras cocinas, al igual que los suelos.