Decoración veraniega en tu hogar

Hace escasos días dimos la bienvenida al mes de agosto.
Caluroso, sí, pero también sinónimo de luz, color, relax, descanso, … ¿Y si tiramos de decoración veraniega, de detalles grandes o pequeños, para inundar de aire fresco nuestro hogar en estas fechas?

¿Te apuntas?

 

Colores vistosos y color blanco

En esta estival época, el blanco es el rey indiscutible, por lo cual debes apostar por él en los textiles: sábanas, cortinas, cojines, alfombras, … y también en sillas, muebles, etc.

Eso sí, no des la espalda a los colores vistosos: azul, amarillo, verde, rosa, … alegres, llamativos, … Prueba, por ejemplo, a llenar una de tus paredes con cuadros de diferentes imágenes y dibujos que representen esta explosión de luz y cromática. ¡Ya le devolverás su anterior decoración cuando regrese el frío!

También puedes integrarlos en algún mueble, cojines, …

 

Flores y plantas

Renuevan el aire, refrescan el ambiente, aportan humedad, luminosidad y frescura.

Trepadoras, en el suelo, en cestas, sobre estantes, en un ramo, …

Además, su cuidado tiene efectos relajantes. ¿Vas a prescindir de ellas?

Para interior, decántate por plantas que necesiten poco sol y más humedad.

¿Tu balcón recibe mucho sol? Busca plantas resistentes como las crasas, las suculentas o los cactus.

 

Materiales naturales

¿A quién no se le viene a la cabeza el mimbre, la rafia, o el bambú cuando se habla de verano?

Son materiales fantásticos para muebles de exterior, pero también para todo tipo de detalles, tanto en exteriores como en interiores.

¿No puedes vivir sin alfombra? Pon una de fibras naturales, de esta manera le darás un aspecto muy natural y fresco al espacio.

Y, por supuesto, madera en tus suelos, bajo tus pies descalzos.

 

Tejidos frescos

Fuera alfombras de lana, mantas, edredones nórdicos, colchas gruesas, etc., renueva los tejidos de tu hogar por otros más frescos.

Las sábanas de algodón o lino no pueden faltar en tu dormitorio, ¡verás como dormir resulta mucho más agradable!

Aparte, puedes colocar una colcha en colores neutros, estampados florales o motivos marineros, para conseguir ese toque veraniego que buscamos.

 

Espacios exteriores

Si tienes un patio o balcón, y dependiendo del espacio disponible, puedes decorarlo con muebles que inviten al relax, por ejemplo, de estilo ibicenco.

Sobre todo, en las horas centrales del día en verano, cobíjate en la sombra, con una pérgola o un techo de cañizo. Ambos elementos crearan un juego de luces y sombras muy agradecido a la vez que decorativo.