Decoterapia: cómo tu casa puede hacerte feliz

Decoterapia: cómo tu casa puede hacerte feliz

Decoterapia, ¿más decoración y menos antidepresivos?

¿Te habías planteado alguna vez que la decoración de tu casa no sólo dice mucho de ti, sino que también influye de forma decisiva en tu modo de vivir en ella?

Pues sobre esto versa la decoterapia: aplicar la neuropsicología al espacio para conseguir que, al mismo tiempo, mejoren tu estado de ánimo y el aspecto de tu hogar.

 

Suena interesante, ¿verdad?

 

¿Qué te parece si te mostramos varias decisiones decorativas que pueden hacer maravillas con tu estado de ánimo?

 

Allá van:

Todo en orden

Para evitar la conocida por los expertos como fatiga decisional, mantén un orden básico en tu hogar: márcate rutinas de limpieza, coloca una papelera junto a la entrada para tirar el correo no deseado al momento y ten un lugar para cada cosa, etc

Rodeate de curvas

Según varios estudios, la decoración de formas redondeadas da lugar a una mayor actividad cerebral, debido a que las curvas trasmiten alegría.
Vaya, que los ángulos rectos no son buenos para tu estado de ánimo.

Adáptate al sol

La iluminación artificial de tablets, ordenadores y móviles interrumpe tus funciones normales nocturnas. ¿Y si pruebas a desterrarlos de tu habitación durante una temporada? Seguro que tu reloj biológico te lo agradecerá.

Colores que estimulan y motivan

¿Tienes hijos? Si son muy activos puedes emplear colores tenues o matizados, pero siempre color, ya que los niños necesitan alegría y vida. En cambio, si son más pasivos, los motivarás con intensidad en el color y con fotos, pósters o vinilos que evoquen deportes o actividades en movimiento

Por otro lado, si buscas que tu hogar sea un remanso de paz, lo ideal es que te rodees de colores neutros y suaves. La retina, y por ende el cerebro, descansa más con colores neutros (grises, verdes, azules, malvas).

Trata de vaciar de enseres y objetos superfluos el entorno, pero no conviertas tu casa en un solar, ya que te puede provocar vacío y soledad. El minimalismo es responsable de muchas sensaciones de vacío. Sin embargo, si consigues que tu entorno “parezca limpio” te sentirás más relajado.

Elige un mobiliario cómodo que invite al descanso.

Y, además,  disfruta de un suelo de parquet. ¿Conoces la placentera sensación de caminar descalzo por uno de ellos? Descúbrela en Málaga con nosotros.