La madera se puede comer

 

Sí, la madera se puede comer, aunque nosotros preferimos disfrutar de ella a través de nuestros pies.

Como muestra, estos dos ejemplos que hoy te mostramos en Parquet Astorga, líderes del parquet Málaga.

Por un lado, la firma argentina “Yacaratia Delicatessen” de Eldorado, es conocida por sus bombones de madera, así como otros productos comestibles.

Este proyecto de madera que se puede comer tuvo su origen hace varios años, a raíz de una antigua historia, en la que se cuenta que los indios guaraníes y los jesuitas llamaban al árbol de Yacaratiá, el árbol del pan: cortaban su madera, y cocinándola con miel, obtenían unos rudimentarios caramelos para sus niños.

El árbol Yacaratiá es el único que no tiene celulosa, por eso puede ser comestible.

Su madera es especial, con un 90% de humedad, que, una vez cortada, se pudre rápidamente si no es tratada.

Con serrín de esta madera se hacen mermeladas. Y sus famosos bombones son un pedacito de madera con un chorrito de licor, bañados en chocolate de alta calidad.

 

Y, por otro lado, en Girona, tenemos otro ejemplo de que la madera se puede comer.

Hace también varios años, los hermanos Roca, poseedores de tres estrellas Michelín, y conocidos a nivel mundial por su innovadora cocina, consiguieron en su laboratorio una madera de roble comestible.

Todo un reto a partir de una propuesta de colaboración con whisky Macallan, bautizado como “Into the rare” (Hacia lo extraño), con el propósito de crear una experiencia nueva que buscaba crear una experiencia en torno a uno de sus exclusivos brebajes y la madera que se usa para elaborarlo.

Como resultado de dicho reto, un plato con forma de tronco sobre el que descansaban seis pequeños pedazos cuadrados de una textura semitransparente: madera.

A estas se les añadió pera con canela, que le otorgó un toque dulce a la madera; chocolate con jengibre, con cualidades inspiradoras, un toque fresco y picante; y coba, que agregó cremosidad, un atributo muy presente en los vinos procedentes de Jerez.

 

Curioso, ¿verdad? ¿Te apetecería probar alguna de estas propuestas?