Aumenta la sensación de bienestar en tu hogar con estos consejos e ideas

Una vivienda en la que sentirnos bien, descansar, compartir momentos con la familia,… ¿lo conseguimos, siempre? ¿Cómo crear un ambiente de mayor bienestar en tu hogar?

Cada vez más, los profesionales —arquitectos y diseñadores— recurren a datos científicos para probar que, la manera en la que se proyecta un edificio, una vivienda, afecta a nuestra salud física y mental.

Por otro lado, y más allá de las neuroarquitectura, las tendencias de decoración, el feng shui, los estilos de vida… hay ciertos elementos que coinciden siempre a la hora de hablar de un hogar en el que sentirnos bien: el aire que respiramos, la calidad de la luz, la intensidad de los sonidos, el color, las dimensiones del espacio que habitamos …

 

Luz natural

La luz natural es necesaria para mantener el ritmo natural del cuerpo.

Deja que la luz del sol inunde los interiores de tu hogar: pon cortinas y muebles para disfrutar al máximo de la luz de la mañana, pero también para protegerte del calor y que no entre ningún tipo de luz por la noche.

 

Aire limpio

También es fundamental airear la casa todos los días. Esto nos ayudará a evitar que proliferen bacterias y a higienizar el ambiente, eliminando malos olores.

Y si te gustan las plantas, estás de enhorabuena, ya que su presencia es muy útil, por su labor de fotosíntesis, en la que renuevan el oxígeno del hogar.

Añadir flores, alegrará nuestra casa con su presencia, y, esta conseguirá un olor más agradable y fresco.

 

Áreas tranquilas

Los expertos nos recomiendan incorporar áreas tranquilas dentro del hogar: crear espacios libres de distracciones digitales y propiciar interacciones con la familia y los amigos. Esto no significa necesariamente una habitación minimalista; por ejemplo, puede ser un balcón para hacer algo de jardinería, una sala de juegos o un rincón en el que poder leer, tocar un instrumento, etc.

 

Desconecta de la tecnología y controla la luz artificial

Que nuestros hogares están saturados de luz artificial y de la luz de ordenadores y teléfonos es un hecho.

Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, estamos sobreexpuestos a la luz.

Si queremos que nuestro sueño no se vea afectado, así como tampoco nuestro estado de ánimo, debemos evitar la exposición a la llamada luz azul (la de ordenadores, móviles, tablets), o a demasiada luz artificial por la noche.

Aparte, trataremos de bloquear la luz del exterior por la noche.

 

 

Y, por supuesto, no olvides que los suelos de madera mejoran la calidad de vida, como ya te contamos hace unos meses en nuestro blog.

 

¿Te animas a probar? Cuéntanos los resultados aquí o en nuestras redes sociales.