La habitación de tus hijos, siempre ordenada

Ropa, juguetes, pinceles, cartulinas, cuadernos… a poco que te descuides, la habitación de tus hijos puede transformarse en una pequeña jungla. Por suerte, es posible mantenerla ordenada si estás detrás de ellos para recogerlo todo y, además, cuentas con varias soluciones de almacenaje.

Tenemos varias ideas que te ayudarán a conseguirlo, y, de paso, tus niños adquirirán hábitos de organización y orden:

 

1. Debajo de la cama

Puedes aprovechar el espacio que queda debajo del somier para colocar contenedores o cajas de almacenaje con ruedas.

Para no tener que mover todo cuando necesites coger algo, coloca las cajas siguiendo un orden.

Por ejemplo, a un lado juguetes, y al otro, zapatos. De este modo, siempre sabrás dónde localizar cada una de las cosas que los niños necesitan.

 

2. A su altura

Dispón a su altura el cajón de los juguetes, el estante de los cuentos, y todo lo que quieras que puedan ordenar por sí mismos. Esto les ayudará a ser más autónomos.

 

3. La ropa en el armario y en perchas

Aunque es complicado que todos los compartimentos de los armarios puedan estar a la altura de los pequeños, sí es posible colocar perchas o ganchos en la pared de sus dormitorios para que cuelguen la mochila del cole, el abrigo…

Por otro lado, también es posible que haya una zona dentro del armario que quede a su alcance: un mini armario en el que poder colgar —con perchas— la ropa o guardar en cajones y baldas sus camisetas y zapatos.

De esta manera, podrán imitar a los mayores a la hora de guardar la ropa.

 

4. Almacenaje extra

No es mala idea contar con algo de almacenaje extra en el que meter todos esos nuevos objetos que aterricen en su habitación: cestos, cajas o cajones de cama en los que organizar juguetes.

 

 

Ten siempre presente que los niños ordenan por imitación. Si te ven hacerlo y prestan atención, imitarán la tarea de organizar su habitación. Intenta hacerlo divertido, cantando alguna canción, llevando a cabo algún juego… seguro que, por imitación y rutina, tras un día y otro de repetición, ellos también lo harán solos.