Regla del 80/20 para decorar tu hogar

No, no es necesario que eches mano de la calculadora para aplicar la regla del 80/20 para decorar tu casa.

Esta regla, inspirada en el principio de Pareto —aunque en decoración funciona justamente al contrario—, es una sencilla proporción que nos dice que el 80% del presupuesto para gastar en la decoración de tu hogar, debes invertirlo de manera inteligente, destinándolo a elementos de calidad, duraderos y atemporales, mientras que el 20% restante se podrá invertir en detalles más económicos y fácilmente sustituibles, para que puedas ir renovando tu casa cada temporada, logrando que luzca más actual.

Los expertos la recomiendan si no quieres empezar de cero cada cinco años decorando tus estancias.

¿Quieres ponerla en práctica en tu casa?

 

Clásicos básicos

Ventanas, puertas y suelos son la base de un interiorismo duradero.

¿Ahorrar muchas engorrosas obras en el futuro? Lo conseguirás si eliges calidad, e, inviertes un poco más de dinero del previsto en los pavimentos (por ejemplo, en tarima flotante) y revestimientos.

Por supuesto, prohibidos los colores o grecas estridentes (por más que estén de moda en ese momento) de los que luego te puedas arrepentir.

 

Calidad en tu cocina y baño

En ambas estancias, no dudes en apostar también por materiales de calidad y duraderos. Con el tiempo lo agradecerás, ya verás.

Para la cocina, por ejemplo, opta por una encimera de granito — material resistente y que no supone un gran desembolso—, o, si tu presupuesto te lo permite, de cuarzo o mármol, con una durabilidad algo mayor.

¿Color? Escoge tonalidades neutras. Su cualidad atemporal nos permite personalizar el resto de la cocina con elementos varios como menaje o textil.

¿Y el baño?

Igualmente, los materiales de calidad soportarán mejor el deterioro producido por las condiciones de humedad propias de estos espacios.

Por otro lado, que sean funcionales. Y, recuerda: no existen los baños sosos, sólo los complementos mal escogidos.

 

Regla del 80/20 también en tu salón

Siguiendo con el 80% incluido en la regla, en un salón, el sofá es una de las piezas más importantes.

Además, es de uso diario, y está muy expuesto al desgaste.

Lo ideal es que este posea una estructura firme, que aguante los envites diarios, y quede como nuevo si nos vemos en la necesidad de volverlo a tapizar.

A la hora de adquirir uno, mide bien el espacio donde irá, y piensa en el uso que vas a darle, quizás te interese un un chaise longue o un sofá reclinable.

Además, escoge el material en relación al uso e integrantes del hogar. Si tienes niños o animales, un sofá con fundas será lo más adecuado.

 

El 20% restante

¡Llega la hora de dejar que tu creatividad fluya y de que se abra el juego decorativo!

Para ese 20% busca elementos lo más actuales posibles, y, por qué no, arriesga sin tener miedo a equivocarte, ya que su precio será tan ajustado que no te dolerá cambiar el estilo final de este pequeño porcentaje.

 

 

Pues hasta aquí nuestro repaso a la regla del 80/20.

¿Qué te ha parecido? ¿Interesante?