fbpx

Una de las opciones de calefacción que gana cada vez más adeptos es el suelo radiante. ¿En qué consiste? Se trata de conseguir el confort térmico a través del calor que se emite por el parquet. Puede ser de tres clases: suelo radiante por medio de agua, suelo radiante por calefacción eléctrica o suelo por fibra de carbono. Es una forma de ahorrar energía porque logra terminar con las fugas de temperatura que se producen por el suelo, en este artículo te contamos otras ventajas y cómo conseguir que el ahorro sea también económico y se refleje en tus facturas.

 ¿Cómo elegir las mejores tarifas?

 Si decides tomar medidas para ahorrar energía en tu vivienda, recuerda que puedes ahorrar energía eligiendo la calefacción por suelo radiante, y quieres que ello se plasme en tus recibos, tendrás que escoger adecuadamente las tarifas, ya sea con Iberdrola, Naturgy o cualquier otra empresa. Lo más recomendable es conocer las necesidades energéticas del hogar para elegir en función a ellas. Por ejemplo, si el consumo suele realizarse en horas nocturas, las tarifas de discriminación horaria de Naturgy, Endesa o EDP pueden ser una buena opción. Para encontrar quién nos ofrece el mejor precio del kWh podemos usar un comparador de ofertas que nos indicará si nos conviene más contratar a Iberdrola, Naturgy, Endesa u otra compañía, todo dependerá de las características de nuestras instalaciones y de nuestros hábitos de consumo.

Tras usar esta herramienta, el usuario deberá seleccionar aquellas comercializadoras que le ofrecen los mejores precios como Holaluz, EDP u otras. Es importante que revise las condiciones de las tarifas y contactar con ellas si se tiene cualquier duda. Aquí https://www.tarifasenergia.com/holaluz/ se encuentran los detalles de las tarifas y formas de contacto de Holaluz, como su teléfono.

Ventajas del suelo radiante

 A continuación te contamos algunos de los beneficios de instalar suelo radiante en tu parquet, no te los pierdas:

  • Es más fácil alcanzar el confort térmico, ya que consigue aunar la temperatura interior y la humedad para que los habitantes de la casa estén cómodos.
  • Ahorra hasta un 20% de energía más en comparación con los sistemas clásicos de calefacción.
  • Menor emisión de gases contaminantes. En la misma línea que el punto anterior, al usar menos energía, como consecuencia, se emitirán menos gases contaminantes a la atmósfera. Un gran beneficio para el planeta.
  • No ocupa espacio. Se encuentra en el parquet así que no será necesario que la vivienda tenga radiadores que ocupen espacio en las estancias. Sin duda, estéticamente también será mejor.
  • Distribución por toda la vivienda. El calor no se concentra en las zonas donde están los radiadores, se reparte por toda la casa de forma equitativa.
  • Ambiente más saludable. Se considera que este sistema no produce corrientes de aire, por lo tanto, la sequedad y las corrientes de aire que pueden desplazar el polvo se reducen. Asimismo, gracias a la baja humedad, aparecen menos ácaros.
  • Su instalación no es complicada, pero sí que es aconsejable contar con especialistas para ello.

 

Aunque a priori puede parecer caro, es una inversión, ya que se amortiza gracias al ahorro energético que supone factura tras factura. Según esta noticia, los españoles gastan cada invierno más de 300 euros para calentar sus hogares, pero esto se puede ver reducido con la instalación de suelos radiantes. No dudes en consultarnos tus dudas, estaremos encantados de poder ayudarte.