Algunos de los factores que debemos tener en cuenta a la hora de buscar inspiración para nuestro nuevo hogar u oficina son: el sitio (ubicación, espacio, estancias), el entorno, nuestro presupuesto disponible (muy importante), el tamaño de la familia y el uso que se le va a dar (y por quién).

Se trata de transformar una estancia simple en un lugar creativo y con estilo.

Por ejemplo, no es lo mismo decorar mi casa si es mi vivienda principal o como casa de verano. Tampoco es igual si se trata de una nueva casa, de reciente adquisición, o una remodelación o un espacio por redecorar, que ya conoces bien (sus posibilidades y hasta tus vicios 😉

En primer lugar, recomendamos buscar y recopilar fuentes de inspiración como fotos, revistas, paseos por tiendas de decoración, viajes a otros lugares, visitas a ferias y exposiciones de decoración o excursiones a la Naturales (que nos relaja, abre la mente y el espíritu)… Siempre tomando nota y observando los estilos y tendencias. Y, eso sí, atentos siempre a los detalles. Los pequeños detalles importan mucho (curvas, bordes, superficies, texturas, …)

¡Tienes que tener la mente abierta a la inspiración y estar en búsqueda activa! Para llenarla de ideas creativas y nuevas. Aprovecha la belleza, las experiencias y los detalles que te rodean para inspirar las mejores ideas.

A partir de aquí, tenemos que ir buscando nuestro propio estilo, marcando nuestra personalidad… y todo ello ajustado a nuestro presupuesto y bolsillo, claro está…

pavimentos decoración de hogar - Parquet Astorga

La luz es otro de los factores a tener en cuenta a la hora de decorar y buscar la inspiración: jugar con la luz de las estancias que queremos decorar, permitir que entre, que luzca…

Los muebles, si los tienes previamente, tendrán que estar en armonía con los nuevos elementos de decoración (suelos y pavimentos, paredes, puertas, armarios) y viceversa… Lo muebles que elijas tendrán que adaptarse a los elementos estructurales de la decoración (pavimentos, paredes, puertas, armarios, rodapiés).

Es importante tener claro y pararse a determinar qué estilo nos atrae más. Si damos con el estilo adecuado, conseguiremos reflejar nuestro carácter y personalidad. 

Estilo moderno: suelen seguir un diseño luminoso y espacioso. De líneas limpias, espacios amplios y proporciones simples. Amplia gama de diseños, originales e innovadores.

Estilo rural: los espacios captan la esencia de la naturaleza, del campo. Resultan cálidos y acogedores, a modo de refugio.

Estilo clásico es elegante y sofisticado. Aporta un ambiente de nobleza, serenidad y tranquilidad. Una de las ventajas es que se trata de un estilo atemporal, no sujeto a las nuevas tendencias (con la inversión que ello implica en renovaciones y refomas).

Estilo minimalista (“menos es más”); se introducen en el diseño los elementos más esenciales. Acabados naturales, con materiales como el vidrio, el hormigón y la madera. Ideal para amantes del orden o maniáticos del desorden ;-).

Estilo Romántico y Vintage: estilo con bordes suaves, superficies brillantes que ofrecen una decoración simple con un aire minimalista y elegante.

Estilo ecléctico: combina diferentes épocas y diferentes culturas, y abarcan muchos diseños diferentes.

Estilo colonial: para los amantes de la historia y los diseños históricos

¿Con qué estilo te sientes más cómodo?. Debes identificarte y sentirte completamente cómodo en tu hogar, oficina o lugar habitual de trabajo

Pin It on Pinterest