fbpx

Cuando instalamos parquet o tarima en nuestro hogar u oficina, debemos decidir qué acabado o barniz poner; también al acuchillar o lijar el suelo.

El proceso de barnizado consiste en la aplicación de barniz en nuestro pavimento (con brocha, rodillo, espátula,  etc.). El barniz es una sustancia fabricada generalmente a base de resinas (naturales o sintéticas), disuelta en un líquido, que en contacto con el aire, se volatiliza y deseca, resultando en una película que protege la madera.

El barniz, el acabado del suelo más popular, cumple dos funciones básicas: proteger nuestro suelo (frente a humedad, vapor de agua, cambios de temperatura, agua y líquidos, deformaciones) así como una misión estética, para embellecer y ensalzar nuestro suelo.

Especialmente, los barnices protegen aquellas piezas o zonas expuestas al desgaste, ganando resistencia. Mejoran el resultado con acabados profesionales, a la vez que consiguen una mayor durabilidad. De acuerdo a la superficie o material sobre el que se quieran aplicar, existen diferentes tipos de barnices. Elegir el más adecuado depende de la estancia donde esté el suelo. Por ejemplo, estancias como el baño o la cocina resultan muy convenientes acabados que protejan al pavimento de la humedad, salpicaduras de líquidos o el vapor de agua.

Tipos de barniz según su brillo

Wabi Sabi

Distinguimos tres tipos de barniz según el nivel de brillo que queremos que tenga nuestro suelo, una vez ya lo tengamos puesto y totalmente seco, ya que, mientras se está aplicando y al estar húmedo, suele brillar con más intensidad.

  • Mate: sin brillo.
  • Satinado / Semimate: mate con un brillo muy tenue, ligero.
  • Brillo: brilla y se puede apreciar perfectamente el reflejo de los objetos.

¿En qué debemos fijarnos a la hora de decidir el acabado de un suelo o de instalar parquet o tarima en casa?

Pues además del presupuesto, debemos conocer bien el tipo y calidad de barniz, material o acabado que estamos aplicando a nuestro suelo, tanto de nueva instalación como en el caso de acuchillado o lijado de parquet o tarima ya instalada.

A la hora de escoger un tipo de acabado, debemos pensar también en nuestro estilo de vida y en el mantenimiento que necesitará para lucir un aspecto bonito.

Indicamos a continuación los pincipales acabados que existen por ejemplo para los suelos de madera, aunque hay grandes posibilidades.

Acabados para los suelos de madera natural (maciza o multicapa)

  • Urea formal: es barato pero muy tóxico (tanto para los instaladores como para el cliente; envejece mal, penetran las manchas, amarillea y con el tiempo se agrieta.
  • Poliuretanos: Son los más utilizados; son más impermeables, más elásticos y se puede escoger entre brillo, satinado o mate. La resistencia a la abrasión es media. El poliuretano suele tener dos componentes con base en el disolvente, por lo que es muy tóxico a la hora de aplicarlo, dejando un fuerte olor (incluso en la escalera del edificio). En algunos países de Europa ya está prohibido.
  • Barniz al agua: será el barniz del futuro; en España se empezó a utilizar en la década de los 70. Bona, una marca Sueca fue la que empezó a introducir durante aquellos años los barnices al agua. Hay muchas calidades; se puede escoger entre brillo, varios satinados y mate. Al ser base acuosa no huele, por lo que no es tóxico; los utensilios se lavan con agua. Es muy elástico y muy resistente a las manchas. El barniz al agua resulta ideal para viviendas habitadas, ya que además seca rápido. También para sitios de mucho tránsito.
  • Aceite: deja un aspecto muy natural y sedoso. Es muy resistente a la abrasión; ideal para sitios públicos de mucho tránsito (ejemplo, el aeropuerto de Copenhague está con madera y tratado con aceite). No es tóxico. El único inconveniente es que penetran las manchas y necesita mantenimiento (concretamente, cada 6 meses). También se le da aceite a las tarimas exteriores y pérgolas.
  • Cera: antiguamente en los palacios y grandes mansiones que tenían madera, ésta se trataba con cera. Hoy en día, prácticamente no se da. Al igual que el aceite, necesita un tratamiento y es muy poco resistente a las manchas. Aquéllos que prefieren un tratamiento natural eligen aceites, ya que son más fáciles de aplicar y requieren menos mantenimiento.

Si quieres ampliar esta información o necesitas resolver alguna duda concreta sobre tu hogar, tu oficina o tu proyecto, consulta con nuestro equipo de profesionales en Parquet Astorga, especialmente si estás en Málaga o en Andalucía; ¡estaremos encantados de atenderte!