Reformar tu casa: 4 consejos para que sea un éxito

Reformar tu casa: 4 consejos para que sea un éxito

Reformar tu casa: 4 consejos para que sea un éxito

 

¿Pereza? ¿Miedo?

Renovar los baños, cerrar parte de la terraza, instalar parquet en todo el piso, … Cuando nos planteamos realizar obras en casa, es muy frecuente que nos eche para atrás el tener que pedir presupuestos y permisos de obra, lidiar con los diferentes profesionales, …

Pero, para nada tiene por qué ser un calvario.

Toma nota de estos 4 consejos para reformar tu casa exitosamente. Ya verás como evitarás disgustos y el resultado final será como lo habías imaginado.

 

  1. Ideas claras y planificación

Debes tener muy claro qué tipo de reforma vas a llevar a cabo.

Haciéndote preguntas tipo “¿qué quiero cambiar en mi hogar?”, “¿cuáles serán mis necesidades en un futuro?”, etc., te resultará más sencillo crear una planificación de esa reforma que conseguirá que tú y los tuyos os sintáis a gusto en casa.

Nadie conoce mejor que tú las posibilidades y limitaciones tu casa, por lo que, este primer proyecto/ boceto, es un buen punto de partida.

Además, esta información le será de mucha utilidad a los profesionales encargados del trabajo.

 

  1. Presupuestos detallados

Solicita varios presupuestos, compara precios, y podrás hacerte una idea acertada de lo que cuesta en realidad tu reforma, y así decidir el que más te conviene.

Por supuesto, asegúrate de que estos muestren con detalle precios y calidad de los materiales, coste de la mano de obra, forma de pago, …  y que el profesional o empresa te ofrece todas las garantías.

Calcula siempre un 10-20% extra de margen para imprevistos.

Además, no temas preguntar si por ejemplo están incluidos todos los materiales, el transporte de los mismos, … evitarás sorpresas desagradables.

No olvides que lo barato puede salir caro si no andamos con ojo.

 

  1. Permisos, subvenciones, etc.

¡Realiza tu reforma con total tranquilidad!

Para ello, infórmate de si es necesario solicitar algún tipo de licencia a nivel municipal. Normalmente, bastará con comunicarlo al ayuntamiento correspondiente, y puede que tengas que abonar alguna pequeña tasa.

Coméntalo también en tu comunidad de vecinos, para que no les pille de improviso el ruido, polvo y demás molestias con las que tendrán que convivir durante unos días.

¿La obra generará escombros?

Alquila una cuba: evitarás multas y ganarás en comodidad.

Pero, ¡no todo es pagar en una reforma en el hogar!

En muchas comunidades autónomas se ofrecen ayudas a la rehabilitación, eliminación de barreras arquitectónicas que impidan la movilidad, subvenciones para el aislamiento o «planes renove» de electrodomésticos, …. Infórmate en la web de Fomento o en la de tu comunidad autónoma.

 

  1. Atención a detalles y acabados

Antes de dar tu visto bueno definitivo a la finalizada reforma, revisa concienzudamente todos los acabados y detalles, para confirmar que todo ha quedado según lo pactado, por si es necesario llevar a cabo alguna modificación o retoque.

 

 

En primavera y verano contamos con más horas de luz, y si por ejemplo tienes que pintar, esta se seca antes. ¡Sin duda, el mejor momento para ponernos manos a la obra!