Seguro que habrás escuchado el término Slow living y habrás visto por las redes el término casas slow deco.  Hoy te queremos contar un poquito más de este movimiento y cómo conseguir que tu casa sea slow.

El slow living o slow life es un término que cada vez está de más actualidad. Todo nace del movimiento que comenzó en 1986 con el movimiento slow food en Italia concebido para la construcción colectiva de un mundo diferente, mejor y mucho más pausado.

El slow living es una batalla a este mundo frenético, estresante con un impacto poco positivo en nuestras vidas, nuestra salud y nuestro planeta.

Las claves para vivir slow son, según el blog ecosfera.

    • Hacer de tu rutina un ritual: desde ese café que tanto te gusta por las mañanas, hasta hacer la cama, pon los 5 sentidos a tu ritual, vívelo como un momento de relax mental.
    • Detente a comer, despacio, atendiendo a cada bocado, las sensaciones, los sabores, y si puedes, hazlo en buen compañía.
    • Ralentiza el paso, siempre vamos corriendo a toda velocidad, pues para ser slow hay que bajar una marcha, organiza tu agenda de forma que puedas ir con tiempo y puedas pasear para llegar a tu destino, así no contaminas en transporte y reduces tu estrés.
    • Limita tu consumo de televisión y de redes sociales, esto hace que pierdas mucho tiempo para realizar otras tareas de forma más relajada, o si quieres para contemplar la vida.
    • Come comida de verdad, no procesada para que repercuta en tu salud y si puedes que sea de producción local, no contaminando en su transporte.

 

 

Estas pautas las podemos aplicar a la decoración para que cuando llegues a tu casa, sientas que estás en tu templo, y puedas realizar tus rituales y rutinas muy a gusto.

Casas slow deco.

estilo scandifornian suelos de madera

 

Como podrás imaginar este tipo de decoración va a ir de la mano de los tips que antes te hemos dado, según la revista Interiores, para tener una casa slow hay que:

    • Decora tus espacios de forma armonizada y equilibrada.
    • Potencia la luz natural: No todo el mundo puede presumir de grandes ventanales, pero sí podemos potenciar la luz natural con la que cada vivienda cuente. Por ejemplo, teniendo ambientes despejados que no obstaculicen su entrada. Utilizar textiles livianos que filtren pero no quiten luz.
    •  Conecta tu casa con la naturaleza: Si dispones de espacios exteriores, es muy importante cuidarlos, mimarlos, para que sea otra estancia más de tu hogar que puedas disfrutar. Si lo que te preocupa es poder tener sombra en las estaciones de máximas temperaturas, no te preocupes, porque nuestras pérgolas te pueden ayudar. Además recuerda que son eco sostenibles,  por lo que serían 100% slow living.

slow deco

    • Colores Claros: Para una decoración relajante y luminosa, lo ideal es optar por colores neutros y tonos claros. El blanco, los tonos tierras y una paleta de colores orgánicos son muy apropiados.
    • Materiales naturales y sostenibles. Slow life sugiere una apuesta por la sostenibilidad y ésta comienza en nuestro hogar. Utilizando materiales sostenibles como la piedra, ladrillo y la madera. Para esto nuestras tarimas flotantes y parquets son ideales, escoge colores claros y tonos naturales que creen la armonía perfecta para crear tu hogar slow.
    • Decoración con plantas. Nos ofrece grandes beneficios ya que depuran el aire y aportan frescura. Además, son muy decorativas. Por tanto, no lo dudes: llena tu hogar de plantas. Cuidar de ellas se puede convertir, además, en un hobby muy agradable y relajante. Y además combina súper bien con los suelos de madera.
    • Contar con un espacio para desconectar, bien sea de lectura, meditación, belleza, pero lo que sí que tiene que ser, es un lugar desconectado.

 

Realmente hacer que tu casa sea slow deco, es fácil, solo es cuestión de proponértelo. Así que si estás pensando que quieres disfrutar en tu casa de un suelo slow, un suelo de madera, acogedor, confortable y natural, contáctanos te orientaremos y te ayudaremos a conseguirlo.

Pin It on Pinterest