Los suelos de madera mejoran la calidad de vida

Está comprobado que los suelos de madera mejoran la calidad de vida, a nivel físico y emocional, por lo que incorporarlos a nuestra vida cotidiana nos ayuda a disfrutar de un estilo de vida saludable.

Las cualidades y propiedades beneficiosas de la madera en relación con la salud y el bienestar de las personas son numerosas.


¿Deseas conocer algunas de estas propiedades?

¡Te las contamos a continuación!

Aislante acústico

La madera constituye un excelente material de aislamiento acústico debido a su capacidad de reducción del tiempo de reverberación.

Es por esto que se trata de un material ampliamente utilizado como corrector acústico, por ejemplo en estudios de grabación.

Así que un suelo de madera nos ayudara a dormir mejor, y como consecuencia, a reducir el estrés y aumentar el rendimiento intelectual.

Aislante térmico

Las propiedades naturales de los suelos de madera ayudan a crear ambientes templados (cálidos en invierno y frescos en verano).
Absorben y expulsan la humedad, por lo que son suelos ideales para personas con problemas respiratorios y/o reumatismo.

Además, al disminuir la necesidad de regular la temperatura de nuestro hogar, también colabora con la eficiencia energética

Reduce el riesgo de fracturas y favorece la actividad física

Los suelos de madera amortiguan los impactos con una capacidad de absorción ligeramente superior a la de otros materiales, por lo que caminar o practicar actividad física sobre suelos de este material reduce considerablemente el número de lesiones de rodilla y ligamentos.

Además, caminar descalzos por nuestros suelos de madera supone grandes beneficios para la circulación y la postura corporal.

Protege de los cambios de temperatura

El aislamiento térmico está directamente relacionado con la salud, puesto que el mantenimiento de la temperatura corporal tiene efectos beneficiosos sobre nuestro bienestar.

Está demostrado que los suelos de madera, como los que, por ejemplo, se instalan en guarderías, propician el confort térmico del niño mientras gatea, favoreciendo la interacción con la superficie, y como consecuencia, estimulando su aprendizaje psicomotriz.

De esta manera se contribuye a un crecimiento saludable.

Por otro lado, diferentes estudios muestran cómo un mayor confort térmico en los hogares durante el invierno podría reducir la gravedad de las dolencias típicas en personas de la tercera edad, como la artrosis o los problemas respiratorios.

Por ejemplo, el resfriado común se manifiesta tras un cambio brusco de la temperatura corporal, por lo que la permanencia en estancias cálidas contribuiría a la prevención de este tipo de enfermedades.

Crear estancias cálidas en el hogar con madera, ayuda a prevenir los achaques típicos de los meses fríos del año.

 

Como ves, definitivamente los suelos de madera mejoran la calidad de vida, por lo que son idóneos para nuestros hogares.

¿A qué esperas para disfrutar de un suelo de madera?