Tarima perfecta este verano

Con el estío en su máximo momento de apogeo, no está de más recordar algunas recomendaciones de cuidados y limpieza que nos ayudarán a que nuestra tarima – flotante o sintética- se mantenga en un estado óptimo.

 

Unos cuantos apuntes sencillitos, y disfruta de tarima perfecta este verano (y durante todo el año):

 

 

– No olvides tener un felpudo a la entrada de casa, de esta manera, mantendrás a raya la arena y suciedad que se haya quedado pegada al calzado tras un día de playa. Sacúdete bien antes de entrar, ¡tu parquet te lo agradecerá!

 

– ¿Tienes la costumbre de descalzarte o ponerte unas zapatillas nada más entrar a casa? Es una medida interesante, también, para ponerla en práctica diariamente durante todo el año.

 

– Es importante que evites la exposición directa de tu tarima a la luz solar, el recalentamiento o las temperaturas extremas. ¿Cómo lo hacemos? Fácil: baja persianas y estores, o echa las cortinas.

 

– ¿Día de mucho calor, o de Terral? Con la fregona bien escurrida, humedece la tarima cada 3-4 días.

 

– Para la limpieza frecuente o diaria de nuestra tarima lo mejor es barrer con un cepillo, o bien utilizar una mopa o un aspirador, sin ningún producto. Las manchas ocasionales conviene eliminarlas inmediatamente o lo antes posible para que no dejen huella; por ejemplo, con una gamuza humedecida.

 

– Si hay grandes manchas, o bien queremos realizar una limpieza más profunda, debemos, cada 15 días, fregar nuestro suelo de madera con una fregona bien escurrida, y si acaso con un poco de jabón neutro (o con productos limpiadores especialmente diseñados para estas superficies).

 

– A fin de favorecer que circule el aire y no se condense el calor, deja una pequeña abertura en las ventanas.

 

– ¿Te vas de casa por vacaciones? Es conveniente que dejes recipientes con agua en algunos puntos de tu hogar, para que no se reseque el ambiente. Por supuesto, siempre asegurándote de que el recipiente que contiene el agua no tenga pequeñas fugas, ya que estará directamente en contacto con el suelo. El recipiente debe de ser de cristal o plástico, nunca de cerámica.

 

– Si tienes aire acondicionado, y tu suelo es de madera, mantén una temperatura estable, usándolo moderadamente, ya que reseca el ambiente, y podría afectar al pavimento. Para evitar posibles problemas, lo mejor es humidificar mediante aparatos o recipientes llenos de agua, además de humedecer la madera tal como hemos indicado más arriba.

 

 

¿Alguna duda más? ¿Algún punto de los tratados no te queda claro? No dudes en contactarnos, o hacernos una visita, encantados de atenderte y que tu tarima luzca perfecta este verano.