Wabi Sabi en tu hogar

 

Como te comentábamos recientemente en nuestro blog, la madera natural es perfecta para nuevos estilos decorativos que van a cobrar protagonismo en 2019, como por ejemplo el Wabi Sabi u otras decoraciones de inspiración oriental.

 

Pero, ¿en qué consiste exactamente el Wabi Sabi?

No, no es ningún tipo de condimento para tus platos, aunque su nombre te pueda recordar al del wasabi.

Wabi sabi es el arte de la imperfección, la aceptación del ciclo natural de la vida, descubriendo toda la belleza de esta desde la sencillez y la tranquilidad, en estancias que reivindiquen materiales naturales y ambientes que se colorean en tonos neutros.

Interesante, ¿verdad?

 

¿Y si aplicamos esta filosofía japonesa a la decoración de nuestra casa?

 

En el Wabi Sabi se combina la calidez de los muebles elaborados de forma muy artesanal con materiales naturales como la madera, con una composición íntima y minimalista de los espacios, que nos ayude a lograr un balance, un equilibrio entre una decoración rústica, minimalista y cuidada.

 

Por ello, es ideal para lograr ambientes relajados y naturales, en los que persigamos librarnos del ruido innecesario, del desorden y las distracciones.

 

El Wabi Sabi crea espacios donde priman los colores neutros: grises, tonos tierra,.. Las composiciones cromáticas tratan siempre de transmitir la atemporalidad de una apuesta decorativa que busca el sosiego y la calma, creando lugares que nos sirvan de refugio para hacer frente al estrés diario.

 

Los interiores de este estilo huyen de todo artificio. Sus colores son, por regla general, los propios del material, sin añadir tratamientos adicionales.

 

¿Qué te parecen, por ejemplo, en tu salón, unas antiguas vigas de madera que queden vistas, o una mesa vintage de aspecto algo decadente sobre la que dispongamos sencillas piezas de piedra o cerámica natural como un jarrón repleto de ramas o flores silvestres?

 

¿Y si además le aportamos serenidad gracias a un sofá doble de líneas sencillas o vintage de colores naturales, ocres, arenas o piedra?
Seguro que sería todo un acierto, y más aún si lo combinamos con una butaca de mimbre, añadiendo además un nuevo material al ambiente.

 

En cuanto a suelos, de tarima de madera natural, sin duda.

Aparte, cuantos menos tintes y menos barnices tenga la madera, más contribuirá a crear ese deseado ambiente saludable en nuestro hogar.

 

¿Otros complementos?

Alguna pared de piedra, una chimenea de leña, cojines de algodón orgánico, piezas de cerámica de color verde o granate oscuro y cestas de mimbre terminaran de dar calidez al ambiente que buscamos.

Seguro que acertaremos de lleno si elegimos objetos simples, sin pretensiones, capaces de resolver la decoración y composición de las estancias de nuestro hogar con muy poco.

 

 

De cualquier manera, no temas mezclar esta estética con otras tendencias decorativas.

Dejará de ser un Wabi Sabi puro, pero igualmente puede tener su encanto. La clave está en el buen gusto y en que nos haga sentirnos cómodos y en un ambiente relajado.