Tarima: claves para elegir la mejor

Tarima: claves para elegir la mejor

Tarima: claves para elegir la mejor

Estilo decorativo, vivienda luminosa o con pocas horas de sol… son varios los factores determinantes en el momento de elegir la tarima de tu hogar.

Es normal que te asalten dudas al escoger el tipo de parquet: su formato, tamaño, e incluso el acabado de la madera, ya que esta es una elección que te acompañará durante muchos años.

Por ello, hoy te damos varias claves para elegir la mejor: 

Tarima: formatos

¿Buscas un ambiente nórdico y natural? Elige maderas muy claras o blanqueadas y tablas de una sola lama.

¿Deseas crear un entorno elegante? Acertarás con una tarima de madera oscura y mate.

¿Te va lo actual? En este caso, apuesta por lamas anchas, que creen superficies continuas, con acabados mate al aceite (más natural), o con barniz (más resistente).

¿Suelos vintage? Como os anunciamos recientemente, el parquet en espiga vuelve a ser tendencia: suelos clásicos y atemporales, poseen la cualidad de combinar con cualquier estilo decorativo, desde el minimalismo hasta el nórdico, pasando por el industrial, el mid century o el barroco.

Tarima: tamaño

El tamaño de las lamas influye mucho en cómo percibimos un espacio.

En espacios muy grandes las lamas extralargas (de 3 y 4 metros) resultan bonitas y más espectaculares.

Por otro lado, las tablas cortas y estrechas resultan ideales para crear diseños con juegos de luces muy interesantes.

¿Prefieres una apuesta segura? Busca tablas de tamaño medio, con diseño de una sola lama. De esta manera se realza la belleza natural de la madera y se reduce el número de juntas y de cortes.

Tarima: madera

La variedad de madera elegida es el factor más determinante en el impacto visual del suelo. Sin duda, la más habitual es la madera de roble europeo, que no solo es dura, estable y abundante, sino que ofrece una excelente relación calidad-precio y admite todo tipo de acabados: teñidos, patinados, envejecidos, golpeados, texturados, ranurados tipo aserrado…

El arce es otra propuesta de moda: una madera semidura, muy resistente frente a los golpes, de color claro, e ideal para entornos actuales y luminosos.

En el extremo opuesto, el wengué, de tonalidad intensa, casi negra, es una madera exótica y, por tanto, costosa que da un aire sofisticado al ambiente.

El nogal es una de las variedades más caras, aunque también de las más elegantes y exclusivas, por lo que se la suele imitar con robles teñidos.

Tarima: luminosidad

En general, los colores claros aportan más luminosidad a una habitación oscura, con poca luz natural: usa maderas claras y lisas, como el roble europeo, y descarta los marrones chocolate y los carbonizados.

Los acabados blanqueados también te ayudarán.

Por el contrario, si la luminosidad no es problema, puedes elegir un suelo de tonalidades oscuras. Seguro que le aporta a la estancia un toque de lujo y sofisticación.

Aunque, procura reservar las maderas más oscuras para espacios amplios, ya que, de lo contrario, pueden dar la sensación de empequeñecer el espacio, al no reflejar la luz.

 

 

¿Dudas? Ponte en nuestras manos. Te ayudaremos a conseguir un magnífico resultado.